Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
Una lavadora llena con detergentes y varios cubos llenos de ropa y en primer plano varias toallas amontonadas

SOCIEDAD

Los expertos avisan: cada cuánto hay que lavar las toallas de casa para no enfermar

La mayoría de personas lo estaban haciendo mal hasta ahora


Todos tenemos claro que, en cuanto nuestra camisa o pantalón favorito desprenda olor, es momento de ponerlo a lavar. De hecho, hacer lavadoras de ropa es una de las tareas más habituales y rutinarias que existen. Ahora bien, ¿ocurre lo mismo con otros textiles?

Si nos paramos a pensarlo, es muy probable que no le dediquemos esa atención a nuestras toallas, sábanas o cortinas. Y es que aunque no sean prendas de vestir, también les damos uso y forman parte de nuestro hogar. Por esta razón, conviene que sepas la información que te vamos a dar a continuación, especialmente si no quieres cometer ciertos errores.

¿Cada cuánto debo lavar las toallas?

Las utilizamos para lavarnos las manos, la cara, el cuerpo... en definitiva, forman una parte indispensable de nuestra rutina de higiene. Las toallas son, desde luego, un elemento más que deberíamos cuidar de la misma forma que lo hacemos con nuestras prendas de ropa.

Primer plano de dos cestos pequeños de ropa encima de una lavadora

Aunque no les demos un uso tan asiduo y habitual, tampoco deberíamos dejarlas en el olvido. De hecho, puede que nunca lo hayas pensado, pero no lavar las toallas cuando toca puede pasarnos factura, sobre todo para nuestra salud.

Si bien no es necesario lavarlas después de cada uso, es importante mantener una pulcritud en cuanto a su limpieza. Si no lo hacemos de forma constante, podríamos correr el riesgo de que los organismos se acabasen acumulando en ellas.

Esto, a su vez, podría hacer que cogiésemos determinados virus e infecciones. ¿Te has parado a pensar alguna vez qué ocurriría si, alguien con quien convives tiene conjuntivitis, se seca con una toalla y después tú utilizas esa misma?

Persona cambiando la funda del colchón

Bien, la respuesta parece que es obvia. Sin embargo, independientemente de si hay enfermedades de por medio o no, la humedad y los restos que también terminan en ellas hacen que sea necesario lavarlas con cierta frecuencia.

Pero, ¿cada cuánto deberíamos hacerlo? Para esta pregunta, la doctora Sally Bloomfield tiene la respuesta. La experta en higiene del hogar y prevención de enfermedades infecciones sugiere que, lo óptimo, es lavarlas al menos una vez a la semana.

La razón de esto la encontramos, precisamente, en la necesidad de eliminar todo lo que se va acumulando. Y es que aunque a simple vista pueda parecer que una toalla está limpia, el tipo de telas que suelen tener hacen que millones de gérmenes terminen habitando en ellas.

Varias prendas blancas tendidas

¿Y qué ocurre con otros textiles?

De la misma forma que ocurre con las toallas, existen otros muchos tejidos y textiles que también necesitan unos ciertos cuidados. De hecho, todos los que tengamos en casa y solamos utilizar, deberían pasar siempre por la lavadora.

Por ejemplo, en el caso de las sábanas, aunque estas aparentemente parezcan que están limpias, suelen acumular muchos ácaros y bacterias. Por ello, para asegurar su eliminación, lo mejor es cambiarlas todas las semanas y, además, lavarlas con agua caliente.

En lo que respecta a las colchas y edredones, estos tampoco se quedan atrás. Ta y como ocurre con las sábanas, las colchas y los edredones también forman parte de la ropa de la cama, y por lo tanto, están en contacto con nosotros cada día.

Plano general de un dormitorio con una cama granda y cojines

Sin embargo, estos dos últimos están menos en contacto que las sábanas, y eso hace que quizás no sea necesario lavarlos tan a menudo. Eso sí, deberíamos asegurarnos de llevarlos a la tintorería, como mínimo, una vez al año.

Y por último, no debemos olvidar las cortinas y las almohadas, dos textiles que suelen pasar desapercibidos y que sin embargo también son importantes. Estas dos prendas, desde luego, suelen acumular mucha suciedad.

A pesar de que tampoco están tan en contacto directo con nuestro cuerpo, conviene limpiarlas y cambiarlas cada mes. Si esto no es posible, como mucho, podríamos extenderlo a los dos meses. Pero eso sí, no te olvides de limpiar y prestar atención a todas las prendas y textiles que tengas en casa.

➡️ Sociedad

Más noticias: