Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
Un automóvil deportivo azul con las puertas abiertas hacia arriba en un entorno interior.
MOTOR

El único Fórmula 1 que puedes conducir legalmente por la calle

Mercedes-Amg se pasa el juego de los hipercoches y saca al mercado un modelo con motor de F1

Este proyecto empezó un poco como respuesta a la separación que tuvieron los grupos Mercedes-Benz y McLaren.

Para los que no os acordéis, allá por el año 2004, Mercedes y McLaren estuvieron colaborando. No solo en F1 con el equipo McLaren-Mercedes, donde corrió nuestro amigo Fernando Alonso. Si no que además sacaron uno de los coches más espectaculares que se han sacado al mercado, el SLR.

Durante su tiempo de colaboración, trabajaron en conjunto en un proyecto de un hipercoche, pero antes de su presentación, se separaron. Este coche en cuestión es ni más ni menos que el McLaren P1. Este movimiento por parte de McLaren no le gustó nada a Mercedes.

Y en 2017 presentó un prototipo denominado "Project One". Que, si cogéis la primera letra nombre y la palabra “One” la convertís en el número “1”, se os queda el nombre de P1. Mercedes no ha confirmado nada al respecto, pero está claro que la intención está ahí.

Corazón de carreras

Vamos a dejarnos de cotilleos del sálvame y vamos con lo interesante. Este coche, al igual que el P1, es un hipercoche híbrido enchufable. Ahora bien, el motor que trae este coche es sin duda alguna más espectacular que el que trae cualquiera de sus rivales.

Se trata ni más ni menos que el motor de F1 que hizo campeón a Lewis Hamilton en 2015. Sí si, como habéis escuchado, es el mismo V6 1.6 litros de cubicaje. Está ayudado por 4 motores eléctricos y en combinación entregan una potencia total de 1063 CV.

Todo esto le permite hacer un 0 a 100 km/h en 2.9 segundos con una velocidad máxima de 352 km/h. Pero la cosa no se queda ahí, y es que el motor es capaz de llegar hasta las 11.000 rpm. Casi casi como si se tratase del motor de una moto.

Electricidad por un tubo

Y hablemos de lo eléctrico, porque este coche tiene más chispa que una fiesta de Frankenstein. Y es que monta una batería de 800 voltios, muy similar al sistema que usan los F1. Con una capacidad de 8,4 kWh, gracias a ella,  es capaz de moverse hasta unos 30 km en modo 100% eléctrico.

Pero aún no he terminado, este coche también lleva el famosísimo sistema KERS de la fórmula uno. Uno de los motores eléctricos es capaz de convertir hasta el 80% de la energía de frenado en carga eléctrica. Y además de esto entrega unos 160 CV extra cuando el conductor quiera mediante la pulsación desde un botón del volante.

Eso sí, no son todo alegrías. Tendrás que cambiar el motor de combustión interna cada 50.000 km debido a su derivación de la competición y su alto régimen de vueltas.

Interior solo para dos

En cuanto al interior, nos encontramos dos asientos tipo bucket fundidos al monocasco de fibra de carbono, todo ello forrado en alcántara. Dos pantallas como la que nos encontraríamos hoy en día en cualquier coche moderno. Pero lo más llamativo no es ninguna de estas cosas.

Lo más interesante es el volante de fibra de carbono. Forrado en alcántara con un aspecto muy similar al de un fórmula 1, con su forma rectangular y todo lleno de botones.

Volante de un automóvil de carreras de la marca Mercedes-Benz con múltiples botones y controles integrados.

El coche que rompe récords

Su dinámica no es igual que la de un F1, pero no se queda muy atrás. Dispone de DRS, es decir, que el alerón trasero es capaz de dejar pasar más aire en función de la velocidad.

La suspensión es muy similar la de un coche de carreras. Donde los amortiguadores van colocados de forma horizontal en vez de vertical para lograr tener un mejor comportamiento dinámico del coche.

Además, posee unos flaps en las aletas delanteras que ajustan su apertura según la velocidad a la que se tome una curva. Para que no perdamos agarre independientemente de la velocidad a la que la tomemos.

Todo esto quedó reflejado cuando el Project One le arrebató el récord de la vuelta más rápida en Nürburgring al 911 GT2 RS de Porsche.

El coche sin duda es un espectáculo y no sabemos cuándo volveremos a ver alguna locura similar. Ahora bien, si quieres hacerte con alguna unidad, prepara el bolsillo. Porque cada unidad tiene un precio 2.75 millones de euros y solo lo podrán disfrutar 275 afortunados en todo el mundo.

Y aquí viene la segunda mala noticia, todas las unidades ya tienen dueño. Uno de ellos, el expiloto de Mercedes-AMG F1, Valtteri Bottas.

➡️ Cars&Capital ➡️ Motor

Más noticias: