Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
Un oficial de policía local coloca un inmovilizador de vehículos en la rueda de un automóvil.
MOTOR

Adiós al cepo: La nueva técnica de la Policía para retener tu coche

La policía ha comenzado a utilizar una nueva técnica que promete ser más eficaz y menos perjudicial que el cepo

El cepo ha sido durante años una herramienta comúnmente utilizada por las autoridades para inmovilizar vehículos que están mal estacionados o tienen multas pendientes. Este dispositivo, que se coloca en una de las ruedas del coche, impide que el vehículo pueda moverse, forzando al propietario a resolver la infracción antes de poder conducir nuevamente. Sin embargo, su uso ha sido objeto de críticas por su inclusividad y los daños potenciales que puede causar a los vehículos.

Con la evolución de las tecnologías y las técnicas de control de tráfico, muchas ciudades y países han estado buscando alternativas más eficientes y menos invasivas que el tradicional cepo. Entre estas alternativas se encuentran las multas electrónicas, el uso de cámaras de vigilancia y sistemas de lectura de matrículas para identificar y gestionar infracciones de estacionamiento y otras violaciones de tráfico. Estas soluciones buscan reducir el impacto en los propietarios de vehículos mientras se mantiene el control sobre el cumplimiento de las leyes de tráfico.

La nueva técnica: el plástico amarillo en el parabrisas

Un método innovador que ha ganado popularidad recientemente es el uso de dispositivos que bloquean el parabrisas, impidiendo la visibilidad del conductor hasta que se resuelva la infracción. Este enfoque tiene la ventaja de ser menos dañino para el vehículo y menos intrusivo para el propietario, al tiempo que sigue siendo una forma efectiva de asegurarse de que las multas y otras infracciones sean resueltas.

Un oficial de policía coloca un dispositivo de inmovilización amarillo en el parabrisas de un vehículo.

 

El uso de un plástico amarillo para cubrir el parabrisas del coche. Este método se basa en colocar una lámina de plástico adhesivo en el parabrisas delantero del vehículo, bloqueando completamente la visibilidad del conductor. La lámina es suficientemente resistente para no ser fácilmente removida sin las herramientas adecuadas, asegurando que el vehículo no pueda ser conducido hasta que la infracción haya sido resuelta.

¿Cómo funciona?

Cuando un vehículo es identificado con una infracción, un agente de policía coloca cuidadosamente la lámina de plástico amarillo en el parabrisas. La adhesión es lo suficientemente fuerte como para evitar que el plástico se desprenda fácilmente, pero no tanto como para dañar el vidrio del coche.

Junto con la lámina, se coloca una notificación en el vehículo, informando al propietario sobre la infracción y las instrucciones para resolverla. Esto puede incluir el pago de una multa o la presentación de documentos específicos.

Una vez que el propietario ha cumplido con los requisitos establecidos por las autoridades, se le proporcionan las herramientas necesarias para retirar el plástico amarillo sin dañar el parabrisas.

Este CEPO que se coloca en el PARASOL es el nuevo método de la policía para MULTARTE 👮🏻‍♂️

Ventajas del plástico amarillo

El uso del plástico amarillo en el parabrisas presenta varias ventajas sobre el tradicional cepo. Para empezar, no hay riesgo de dañar las ruedas o la suspensión del vehículo, como puede ocurrir con el cepo. Bloquea la visibilidad del conductor, lo que hace imposible conducir el coche sin retirar el plástico primero. Los agentes pueden aplicar el plástico de manera rápida y sencilla, y los propietarios pueden retirarlo sin necesidad de asistencia profesional una vez que hayan resuelto la infracción.

Como con cualquier nueva técnica, el uso del plástico amarillo en el parabrisas ha suscitado algunas preocupaciones. Algunos críticos argumentan que podría ser manipulable por personas no autorizadas, aunque las autoridades aseguran que el diseño del adhesivo hace que sea difícil de remover sin las herramientas adecuadas. Además, existe el riesgo de que los conductores intenten conducir con visibilidad reducida, aunque se espera que la seguridad personal y la imposibilidad práctica disuadan tales intentos.

El reemplazo del cepo por el plástico amarillo en el parabrisas representa un avance significativo en la gestión de infracciones de tráfico. Al ser menos intrusivo y potencialmente más efectivo, este método tiene el potencial de mejorar la experiencia tanto para los conductores como para las autoridades de tráfico. Con el tiempo, y a medida que se implementen más ampliamente, estos métodos podrían redefinir la forma en que se manejan las infracciones de estacionamiento y otras violaciones de tráfico en nuestras ciudades.

➡️ Motor

Más noticias: