Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
Un coche reposta gasolina en una estación de servicio, y a la derecha, un hombre con gesto pensativo y mano en la barbilla

ACTUALIDAD

Por qué es mala idea llenar el depósito a las cinco de la tarde: hablan los expertos

El precio del combustible puede variar en función de ciertas circunstancias, por lo que debes estar al tanto


El precio de la gasolina sigue estando por las nubes, y la inflación sigue golpeando, como casi siempre, a las familias más vulnerables. Llenar el depósito del vehículo supone una carga muy elevada para muchos ciudadanos, que también deben destinar sus ingresos a cubrir sus necesidades más básicas. España ya es el tercer país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde más suben los precios.

La gasolina ya está por encima del 1,6 euros por litro en la mayoría de estaciones de servicio, y el diésel ya sobrepasa el 1,5 euros por litro. La situación es complicada, pero hay una serie de hábitos que te pueden ayudar a optimizar el combustible y coger los precios un poco más bajos.

Repostar los días con menos movimiento

Las gasolineras ajustan sus precios según la demanda. Esto se traduce en que los días de mayor movilidad, como los fines de semanas o los periodos de vacaciones, hay más gente que quiere repostar. En estas fechas, el combustible es un poco más caro. 

En economía esto se conoce como demanda inelástica, ya que, al ser un bien necesario, el aumento de precios no provocará que la gente consuma menos. Por lo tanto, se aconseja poner gasolina de lunes a viernes, cuando hay menos concurrencia de gente. 

Evitar las horas punta

El precio del combustible también puede cambiar en función de la franja horaria. La mayoría de gente acude a repostar a media mañana o por la tarde, sobre las cinco, que es cuando salen de trabajar y toca volver a casa. Es recomendable evitar esas horas, que es cuando hay más demanda y, como decíamos antes, las gasolinas incrementan los precios de forma ligera. 

Montaje con una persona echando gasolina en el coche y un círculo con una mano sujetando varios billetes de euro

Asimismo, poner gasolina cuando hace mucho calor puede repercutir en el precio final. El combustible pueden expandirse ante altas temperaturas, y existe la posibilidad de que el surtidor registre más litros de los que realmente se están depositando en el vehículo. Dicho esto, lo mejor es dirigirse a una estación de servicio de noche o cuando la temperatura sea algo más baja.

Las compañías petroleras aprovechan los picos de demanda para aumentar sus ingresos. Como consumidor, es fundamental que conozcas este tipo de prácticas y puedas sacar provecho.

➡️ Actualidad

Más noticias: