Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
La Thermomix, un robot de cocina, sobre una encimera de madera oscura y alimentos en distintos platos

SOCIEDAD

¿Por qué los españoles ya no usan la Thermomix?

Antaño, los consumidores se peleaban por conseguir un ejemplar de este robot de cocina, ya fuera original o de imitación


Los españoles somos "culo veo, culo quiero". Así lo indica nuestro comportamiento en el ámbito del consumo: de manera inconsciente, solemos buscar siempre el estatus, más aún cuando el precio de entrada es significativamente elevado. En este caso, la Thermomix es un claro ejemplo para ilustrar estos comportamientos.

Uno quiere lo que tiene el vecino, ya sea el mejor coche, el electrodoméstico de moda, o el espectacular jardín del que presume el que tenemos en frente. Pero antes de adquirir un bien, sea el que sea, tenemos que tener en cuenta nuestras necesidades y cómo las saciamos. 

Según una serie de estudios, en los años sesenta invertíamos unas dos horas de media en la preparación de nuestras comidas. Sin embargo, en la actualidad, la cifra ni siquiera llega a los 30 minutos. Además, ha habido un importante incremento en la petición de comida a domicilio, especialmente acentuado entre la gente joven. 

Repartidor de Uber Eats cargando su gran mochila verde en una moto

La conclusión es que buscamos la comodidad, y dentro de estos márgenes, la Thermomix cumplía con su función. El problema fundamental radicaba en su elevado coste: las versiones más actualizadas y sofisticadas del robot rondan los 1.500 euros. 

Pese a este obstáculo económico para su adquisición, pronto surgieron los imitadores, que siempre están ahí para reducir parte de la calidad en pro de un precio más asequible para todos. En algunos casos, la calidad puede ser incluso igual o mejor que el original, pero la marca también se paga. Ahora que la "fiebre" por hacerse con un robot de cocina como este se ha reducido -precisamente por su democratización-, el interés se ha reducido.

El menor tiempo en la cocina es clave para entender todo esto. Pese a que la Thermomix sirva precisamente para ahorrarnos mucho en este sentido, ahora, muchas veces, ya ni cocinamos. Y es que este electrodoméstico se encarga de la preparación, pero antes hay que comprar, lavar, cortar y disponer los alimentos en su interior. 

Ahora, después de tanto recorrido, mientras que nosotros buscamos la receta más sencilla, la Thermomix busca clave para no acabar en nuestros trasteros.

➡️ Estilo de vida ➡️ Sociedad

Más noticias: