Logo edatv.news
Logo Telegram EDATV.news
Dos personas comparten un desayuno de lo más contundente en una mesa redonda, con un gran gofre en el centro, cafés y otros alimentos como huevos y vegetales

SOCIEDAD

¿Qué tres alimentos debe llevar el desayuno español perfecto?

Un médico comenta cuáles son los alimentos más adecuados para empezar el día de la mejor de las maneras


Cuando se trata de comenzar el día con energía y de manera saludable, el desayuno juega un papel crucial. Pero, ¿qué alimentos deberíamos incluir para asegurarnos de que nuestra primera comida del día sea nutritiva? 

Esta primera ingesta nos debe proporcionar la energía necesaria para enfrentar nuestras actividades diarias. Contrariamente a la creencia popular, el desayuno ideal va más allá de los típicos zumos de naranja, tostadas o cereales. 

Según lo discutido en el podcast de 'La Consulta del Dr. Méndez', el desayuno perfecto es aquel que nos beneficia sin perjudicarnos. Esto implica seleccionar alimentos que proporcionen una combinación equilibrada de nutrientes, incluyendo carbohidratos complejos, grasas saludables y proteínas de calidad. 

Portada del podcast

Los carbohidratos complejos son una parte fundamental de un desayuno saludable. Estos se encuentran en alimentos como los granos integrales, que son ricos en fibra y se absorben lentamente en el cuerpo, con lo que brindan una sensación de saciedad duradera. Ejemplos de estos alimentos incluyen cereales integrales y tostadas de pan integral.

Las grasas saludables son esenciales para diversas funciones corporales, como la formación y reparación de las células, así como la producción de hormonas. Aunque las grasas de origen animal también son importantes,  se recomienda priorizar las grasas vegetales, ya que son ricas en ácidos grasos omega-3. Ejemplos de fuentes de grasas saludables incluyen pescados azules como el salmón y la caballa, así como frutos secos, semillas de lino y chía.

Por otro lado, las proteínas  son cruciales para el mantenimiento y la construcción de masa muscular, así como para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico. Una ingesta adecuada de proteínas en el desayuno puede ayudar a controlar el hambre y mantenernos satisfechos hasta la próxima comida.

Se recomienda combinar proteínas de origen animal y vegetal para obtener una variedad de aminoácidos  esenciales. Ejemplos de alimentos ricos en proteínas incluyen pescado fresco, huevos, quesos frescos y productos lácteos poco procesados.

Al priorizar estos grupos de alimentos en nuestro desayuno, podemos asegurarnos de comenzar el día con una fuente sostenible de energía y nutrientes.  Además, al optar por carbohidratos complejos, grasas saludables y proteínas de calidad, podemos mantenernos saciados durante mucho más tiempo y evitar los picos de azúcar en la sangre. Estos últimos están asociados con alimentos ricos en azúcares simples, como la bollería y los zumos comerciales.

En definitiva, el desayuno ideal  es aquel que equilibra los carbohidratos complejos, las grasas saludables y las proteínas de calidad. Todo ello debe contribuir a proporcionarnos una base sólida para un día activo y saludable.

➡️ Ciencia y salud ➡️ Sociedad

Más noticias: